El maridaje de platos y vinos

Compartir

En el maridaje de platos y vinos son tan importantes las excepciones como las afirmaciones. El gusto del ser humano para casar vinos y manjares es muy variado, aunque suele cambiar, al igual que lo hace el paladar. Pero que no nos lleve a confusión, porque disfrutar de los distintos tipos de vinos acompañados de comida es más fácil de lo que parece.

El maridaje
El vino es una de las bebidas ideales desde el punto de vista gastronómico, pero hay que tener en cuenta que existen algunos platos que afectan al paladar de cualquier vino.

En la cocina tradicional se han fijado diez pautas básicas para el maridaje de los vinos, como estas:

  • No tomar vinos blancos dulces o licorosos, con el marisco, las carnes o la caza.
  • No tomar grandes vinos tintos con los moluscos y los pescados.
  • Tomar los vinos blancos secos antes que los vinos tintos, y lo jóvenes antes que los más añejos.
  • Tomar vinos ligeros antes que los vinos con más cuerpo y los menos alcohólicos antes que los más alcohólicos.
  • Tomar los vinos enfriados antes que los que estén a temperatura ambiente.
  • Empezar tomando primero los vinos secos y terminar por los dulces.
  • Separara los distintos tipos de vino por un sorbo de agua.
  • Servir los vinos en su mejor época o momento del año.
  • Un buen vino no debe de destacar sólo en la comida, tiene que ir acompañado por otro de inferior clase.
  • Si se toma un solo vino, éste no debería tener características muy acentuadas que contraste con algunos platos. Por ello, si no se cambia de vino por lo menos cambiar de añada.

Fuente: campusdelvino.com

Volver a la Sección Noticias


Secciones Principales


Quizás te pueda interesar


Compartir
Shopping Cart
OBTEN UN 5% OFF
Suscríbete a nuestro Newsletter y obtene un 5% de descuento en tu primera compra.
    ME SUSCRIBO!
    Estoy de acuerdo con los términos y condiciones